La Fuente del Conocimiento esta en ti.








Una de las preguntas que más a menudo recibo, es sobre las fuentes, mis fuentes, pero no tengo de eso. Existe el concepto erróneo de que un dato o una información si es extraída de una fuente externa tiene mayor valor que la información que llevemos integrada en nosotros. No necesitamos fuentes, y cuando digo esto, la incredulidad sobrevuela la mente de aquel que recibe esta máxima. Estamos acostumbrados a que nos dicten, desde pequeños nos dictan normas, nos dictan conductas, nos dictan modos y nos dictan doctrinas, finalmente dejamos de operar y esperamos ordenes, nos volvemos totalmente dependientes de lo que otros nos dicen. Nos enseñaron en que creer y no nos enseñaron a saber, esto da una pauta tan baja en nuestra operatividad que prácticamente nos perdemos, si no somos guiados de algún modo. Esto es un claro comportamiento de mente de rebaño, si continuamos permitiendo que otros nos pastoreen y nos digan donde ir, que comer, que música escuchar, a quien votar…. Esperamos a que la mayoría de la pauta para sumarnos a ella y ser uno mas.

Si esto lo extrapolamos a la experiencia espiritual, el tema se complica aun bastante mas, porque creemos que nos hemos deshecho de todo lo viejo, creemos que estamos despiertos y hacemos lo que otros nos dijeron que era la pauta para la mayoría y nos sumamos como una ovejita mas. Si toca que el canalizador de turno nos diga como meditar, lo que creer, como se estructura el universo y como es la vida y la muerte, volveremos a caer en la misma trampa de la que escapamos al huir de la religión. Tendencias que justifican la intervención externa dando pábulo a entes que tienen autoridad y poseen la verdad absoluta de cómo se estructuran las dimensiones, conocen nuestro futuro y sanan con sus técnicas. Esas fuentes son las que continúan lastrando el conocimiento del Ser, buscando fuera una verdad que no existe y que jamás encontraran. Esas fuentes son la personificación de la manipulación y la mentira, esos guías y esos maestros ascendidos no son mas que una farsa, una estrategia para aborregar aun mas a esas masas que creyeron despertar.


Los elementales de la creación.








La creación se divide en dos grandes parcelas, una es la física donde la materia se expresa y la otra es la nada donde el vacío es su hábitat. Tanto la materia como el vacío están compuestos de unos elementales, una formas de expresión por las cuales al ser combinadas entre si forman el tejido de la realidad física universal. Cuando hablo de elementales no me refiero a espíritus de la naturaleza o similares, esto es otro tema, por elementales me refiero a los elementos que forman la base de lo creado. La materia esta formada por tres elementos y el vacío esta formado por otros tres. En el tema elemental que forma la materia, se nos ha enseñado siempre que eran cuatro los elementos, pero esto es un error, la tierra, el agua, el aire y el fuego, no son los cuatro elementos, en realidad sobra el fuego, que no es un elemento perteneciente a la creación, la inclusión de este elemento es fruto de una manipulación mas para crear confusión.

Veréis, los tres elementos básicos tierra, agua y aire, están relacionados con los tres estados de esa misma materia, sólido, líquido y gaseoso. En la creación del universo, podemos encontrar orbes de roca, orbes de agua o hielo y orbes gaseosos, pero ninguno de fuego, no existe ningún elemento en la creación basado en el fuego, porque el fuego no es una materia elemental, así de sencillo. El fuego precisa de la combinación de dos elementos para sobrevivir (aire y tierra) y un solo elemento para desaparecer (agua), los elementos como la tierra, el agua o el aire son indestruibles, se trasforman, pero no desaparecen, que es la cualidad que tienen la base elemental de la creación. Una vez desterrado el fuego como un elemento, tenemos la materia con estos tres componentes como base, pero para que esta se sustente necesita los otros tres elementos que forman el vacío.

Casualidad o Suerte... en realidad ninguna de ellas.






Habitualmente de nuestros labios salen palabras que encierran conceptos como casualidad o suerte que aceptamos como ciertos, pero que no entendemos. Esto es una constante solo superada por los tacos que proferimos al hablar. Es muy común dejar a la deriva del azar todos esos pequeños sucesos sorprendentes que guardan complejas explicaciones, con la casualidad y la suerte etiquetamos todo lo inexplicable de nuestra cotidianeidad para no pensar demasiado y continuar cuanto antes con la rutina, las obligaciones y los quehaceres. Pensar que un suceso es fruto de la casualidad, y de la buena o mala suerte que hayamos tenido, es cegar nuestra conciencia a nuestros propios actos y la poderosa influencia que ejercen en el tejido de la realidad. Prestamos una dedicación exclusiva de todos nuestros sentidos y toda nuestra atención, a la casa, el coche, el trabajo, la familia… Que hasta cierto punto es lógico si no quieres naufragar en este sistema social existente, pero que nos ciega ante lo verdaderamente importante, que es nuestra capacidad para tejer esa realidad que nos golpea a diario.

La gente que nos cruzamos, las situaciones que nos agolpan y las consecuencias que sufrimos no son casuales, nada en este universo gira en torno a la casualidad, nada se produce porque si, si no todo lo contrario. Toda acción tiene una reacción, esto que suena básico, generalmente no se tiene en cuenta, y creemos que nuestros actos se pierden en la nada y no contraen consecuencias. La reacción de nuestra acción puede ser percibida a corto plazo e instantáneamente, pero por lo general los engranajes de la realidad que sufrimos, giran despacio y sus ruedas dentadas nos acaban mordiendo cuando menos lo esperamos. La casualidades no son mas que causalidades, siempre hay una causa para todo, nuestra desmemoria e inconsciencia, no son excusa para que aquello que no dimos importancia y quedo guardado en el cajón del olvido, hoy nos golpee con todas sus ganas marcándonos de por vida. Unos querrán llamarlo Karma, otros ley del Talión, el caso es que el sistema vertiginoso en el que estamos inmersos, no nos permite parar y acolchar nuestras emociones, para prepararnos ante posibles reveses, es por eso que nuestra inmadurez nos hace caer en la autocompasión y la consecuente depresión, no nos acostumbramos a perder, culpando a los elementos, de las circunstancias de nuestros actos. No es casualidad que te llegue una mala racha, no es casualidad que tus relaciones sociales se rompan, no es casualidad que esa persona llegue a tu vida en el peor momento, no es casualidad, si no causalidad.

La Construcción y el Código Fuente del Holograma.








Toda estructura sintética requiere de un soporte sobre el cual desarrollar su tecnología. Si tenemos en cuenta que todas las hipótesis apuntan a que nuestra realidad es un sistema holográfico, debemos concluir que para que ese sistema se aplique debe tener un sistema soporte que ejecute esta aplicación. Si utilizamos un lenguaje informático y tomamos como modelo los hologramas que están siendo desarrollados por la industria tecnológica de consumo, comprobamos que a pesar de ser aun bastante rudimentarios, estos hologramas necesitan un hardware emisor de ondas de luz a una determinada frecuencia y un software, el cual es codificado y emitido en esos distintos rangos de luz, creando la ilusión física, en la emisión proyectada. Esta emisión básica y rudimentaria a la cual podremos acceder en breve como un elemento mas de consumo, nos enseña que es obligado para que el holograma tome cuerpo, que exista un medio físico y tecnológico que ejecute esa ilusión holográfica sobre un soporte físico, que permita mostrar esa ilusión física de modo que a nosotros se nos permita tomarlo como una simulacion realista.

Como cualquier software, los hologramas requieren de un código matemático que a modo de código fuente, codifique la información binaria (dual) que una vez decodificado por el hardware, intérprete ese código y lo reproduzca a través de su emisión sobre ese soporte físico. Para que la emisión holográfica no tenga fallas y su emisión sea correcta, debe existir una triangulación en la que esas emisiones se solapen y creen la ilusión física de existencia. Si aplicamos todo esto a nuestra realidad comprobamos que se cumplen todos y cada uno de los pasos anteriores. Por una parte existe el soporte físico sobre el cual es proyectada la holografía, en este caso el planeta. Es muy probable que en el interior de la corteza terrestre exista un receptor de ondas de baja frecuencia que permita dar soporte físico a la holografía, esta se sustentaría mediante catalizadores repartidos a través de toda la superficie del planeta al cual se desea emitir estas ondas.


Anatomía de un Psicópata.








Nuestra civilización y el sistema que la sustenta, esta diseñado por y para psicópatas, cuando llega a nosotros este concepto relacionamos instintivamente la psicopatía con el crimen y los asesinos en serie, es lógico, cuando desde ese mismo sistema cultural psicopático, te venden una figura extrema, desviando la atención de la verdadera psicopatía que vive mezclada entre nosotros. Debemos partir de la base que un psicópata no es un enfermo, no es una persona que haya caído en una espiral de incorrecciones o es la consecuencia de una desestructuración social y familiar, ya que esto seria justificar una tendencia inhumana en la acción de estos individuos. Un psicópata es un ser sin alma y la consecuencia de esto es, su total incapacidad de sentir y mostrar cualquier tipo de sentimiento o emoción. Estas personas están vacías, son vehículos huecos, cuerpos físicos y cuerpos mentales, son seres racionales y lógicos, pero totalmente carentes de sentimientos.

Los psicópatas están completamente impedidos a la hora de mostrar amor, no saben lo que es y simplemente lo imitan, copian las conductas socialmente aceptadas, imitan aquello que se toma por normal, pero carecen de capacidad divina de integrar todo ese catalogo de emociones dentro. Son metódicos y su día esta completamente ritualizado, son esquemáticos y rara vez cometen dos veces el mismo error, su psicopatía les ayuda a estar constantemente escrutando su propia conducta para no ser detectado, con el tiempo mejoran tanto esta técnica, que podrían pasar completamente desapercibidos, de hecho lo hacen. El psicópata es el claro triunfador, es el que escala y logra los mejores puestos sociales, es el que manda, el que dirige, el que ostenta el poder. Sus cargos se pueden identificar claramente, son los que ejercen puestos donde la falta de escrúpulos son tomados como una cualidad. Banqueros, médicos, ejecutivos, políticos, abogados, religiosos… En realidad copan la mayor parte de los estratos sociales, se infiltran perfectamente, y siempre están mejor posicionados que el resto. Los psicópatas son elegidos ex profeso, gracias a su carencias emocionales, los hace los candidatos perfectos para encarnar los puestos, donde puedan sacrificar vidas sin albergar remordimientos.

La Evolución de la Conciencia Animal.







Hemos tratado mucho sobre el Ser humano, su próximo paso evolutivo y la trascendencia espiritual que esto tiene en nuestro futuro como raza y como especie. Hemos analizado y buscado entre las grandes mentiras que impidieron nuestro crecimiento, las manipulaciones y las trampas. Hemos tocado la historia, la ciencia y la fe, para dar respuesta a todas nuestras existenciales diatribas, pero hemos obviado a otros seres que se embarcaron con nosotros en esta aventura y que también juegan un papel trascendental en este proceso, en el que todos, daremos un salto hacia delante en nuestro crecimiento interior. Me refiero a los animales, que en este caso son los grandes olvidados en este proceso espiritual, egoístamente nos centramos en nuestra propia evolución y omitimos la que van a lograr nuestros hermanos “menores”.

No son pocas las personas que han vivido experiencias asombrosas con todo tipo de animales, y no son menos los que piensan que muchos animales guardan en su interior mejores sentimientos que muchos humanos. No son pocos los que alzan su voz por el derecho de estos seres, a los que ingenuamente, no creemos inteligentes, o les presumimos sin conciencia o sin alma, incapaces de sentir e incapaces de pensar. Nos creemos seres racionales y lo mostramos de la forma más irracional posible, maltratando y explotando a nuestros seres más cercanos, a nuestros seres queridos nuestros hermanos los animales. Quizá en nuestra inconsciencia nos desquitamos y damos igual trato a estos pobres e indefensos seres, que el poder que existe sobre nosotros, nos da a nosotros mismos, y no somos mas que el reflejo de la manipulación que desde las altas estancias nos dan a través de sus herramientas de control. Nos tratan como a ganado y nosotros practicamos este mismo trato, con aquellos a los que consideramos inferiores.

Familia Toxica 5 : La Política en el desorden Familiar.







Cuando hablamos de política debemos entender que es la política. La política, es la herramienta para lograr unos objetivos a través del dialogo y la diplomacia. Entendemos que la política esta presente en todas partes, no solo en época de campaña electoral, no voy hablar de ese tipo de política, la política que generalmente usamos es aquella que nos es útil para lograr lo que queremos sin utilizar la fuerza, somos políticos en potencia desde que nacemos, y cuando crecemos vamos utilizando la política como herramienta para desenvolvernos civilizadamente en un mundo netamente incívico. Somos políticos nadando en una pecera apolítica, pero este concepto diplomático y cívico se desvirtúa en cuanto se adapta al modelo familiar y se etiqueta como político a miembros sin lazos de sangre.

La gracia es que la familia política es de todo, menos política. El dialogo es usado solo como arma arrojadiza y la diplomacia brilla por su ausencia. Los familiares consanguíneos pueden ser de menor o mayor agrado, nos pueden hacer la vida mas fácil o convertirla en un apocalipsis, son tu familia, finalmente transiges porque esa consanguinidad que arrastras con una cadena a tu pie, crea una falsa tolerancia. Es una especie de condena que no nos queda mas remedio que pagar, pero cuando la familia es política, nuestros sistemas se ponen en guardia y delimitan claramente las líneas que no han de ser atravesadas.


La Ley del Silencio.









La ley del silencio, esto que pareciera el titulo de una vieja peli de Gángsters, el nombre de un grupo pop ochentero o que recuerda a la Omertá mafiosa, para mi tiene un significado distinto y una connotación mas profunda. Muchos estamos habituados a oír las virtudes de la meditación, de cómo se llega a estados de una profundidad existencial y se obtiene la conexión con la fuente. Parece una asignatura obligatoria, en la que muchos cateamos y tenemos que dejarlo todo para la revalida en septiembre. No niego que la meditación tenga unas virtudes que la hagan esencial para llegar a la comprensión del Yo, pero esto requiere de una ambientación adecuada, un espacio adecuado y sobre todo, tiempo. Para aquellos que dispongan de un lugar de retiro donde poder abstraer la mente y silenciarla de todo ese ruido blanco que habitualmente la puebla, y tenga tiempo disponible, adelante, pero para aquellos que es difícil hacerse con esta disciplina, que no encuentran hueco en su día, que tienen trabajo, hijos o lo que es peor, vecinos, lo tienen mas complicado.

La mayoría de nosotros vivimos en núcleos urbanos, donde hay multitud de distracciones y situaciones de escaso silencio, tráfico y claxons, aviones, perros que ladran, vecinos que ponen la música alta o abusan de la taladradora. Meditar en estas condiciones, supone una prueba que ni el mismísimo Buda podría superar, para obtener buenos resultados, no es tan importante aguantar la postura del loto, como encontrar un espacio de silencio, sin silencio, no solo tendrás que luchar con tu mente, sino con el ambiente. Según el diccionario, meditar es reflexionar y esto es algo que solemos hacer mas bien poco. Nuestra mente viaja rápido, se anticipa, esta en todo, crea mucho ruido, da muchas vueltas y cuando consigues dominarla, te traiciona trayéndote a la cabeza, la cancioncilla de moda que tanto ponen en la radio. El estrés, el estar constantemente pensado en lo que vas a hacer mañana, lo que tienes que hacer mas tarde, lo que dejaste ayer por hacer, tareas y mas tareas, siempre estas ocupado y cuando logras tiempo para ti, te encuentras con una pila de libros por leer, otra de películas por ver y además un ratito para el Facebook.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...