Transgresión numérica.







Muchos de vosotros empezáis a sincronizaros con vuestra creación, espacio/tiempo y esto se reproduce en la sistemática visión de series numéricas, algunas capicúas, casi siempre repetitivas y constantes. Son sincronías, es importante saber que solo se trata de eso, los números siempre estuvieron ahí, pero nuestra conciencia estaba adoctrinada y reducida, tan encorsetada en los clichés del sistema que nos insertaron de niños, que al irlos quitando, es como si nos descorcháramos, y  fuéramos como el genio que sale de su lámpara. Ahora estas ampliando tu conciencia, estas más conectado, hay energías que no entiendes, ni conoces, que te bañan a diario. Constantemente, estas atrayendo otras cosas a tu vida, estas creando otras formas de pensamiento, poco a poco te vas liberando de tus programas y con ello más conciencia recabas, con lo cual eres más tú, de lo que nunca fuiste.

De pronto, todo parece encajar, pero a la vez, es todo más confuso, cuanto más sabes, menos entiendes, cuanto más comprendes, más quieres, pero solo tienes que echar un vistazo atrás, para darte cuenta que la persona que eras hace unos años, ni se parece a ti, ya no eres un estándar, ya no eres “normal” ahora eres capaz de aportar y refrescar la conciencia colectiva. Podrías decir, que aquel que eras desapareció o murió, y ahora eres otro aún mejor, por de pronto, percibes como las “casualidades” se suceden, como los caminos se cruzan, como unos desaparecen de tu vida y otros aparecen de pronto, aportándote cosas y aportándoles tu a ellos, como unos te ven como una amenaza, o un loco, y otros como una bendición. Percibes además, como aún siguen ahí esos números, como parecen hablarte y como acabas interpretando el cómo, el cuándo y el porqué, de todo esto a tu manera. Buscas significados y lógicas razones, pero como no podía ser de otro modo, lo que encuentras no se adapta del todo a lo que te sucede y terminas por creer lo que sea para calmar ese ansia de saber.

Sopor Eterno.







Existe un despertar de conciencia individual que poco a poco se va apoderando de mas gente y a su vez contagiando la conciencia global del planeta, pero muchos se quedan atrapados en ese primer paso, un básico inicio de acceso a un conocimiento, unos datos que fueron velados y que ahora se van filtrando a la población. Los motivos de este despertar pueden ser argumentados de mil formas, ya sea por conjunción astrológica, contaminación cósmica, interacción quántica o paso evolutivo lógico, el caso es que quien más o quien menos, ha ido despertando de algún modo, unos persiguiendo conspiraciones políticas, otros médicas, otros históricas y otros más sutiles, entraron por el aro espiritual. El caso es que si somos un poco avispados, nos daremos cuenta que todo esto no es algo aislado, que no son cuatro chalaos los que despiertan y no es menos evidente que el sistema se ha percatado de ello.

Es por eso que en toda tendencia surgen distintas corrientes que hacen que la pureza de ese despertar se diluya y corra por cauces poco naturales, convirtiéndose algunas veces en verdaderas cloacas. Hay un dato ineludible, existe un cierto despertar, pero el 99% de esos despiertos se olvidan, que  fue lo que despertó en ellos y en qué forma, se centran en la epopeya de la gran mentira, en la manipulación histórica, en la perogrullada holística, o se pierden entre angelitos y guías. El caso es que, entre unos y otros, se apropiaron del título nobiliario “despierto” y se olvidaron de la conciencia, porque quien despierta sin conciencia ni es despierto, ni es nada. La mayoría cayo en la cuenta de toda la pantomima que estuvieron viviendo y quedaron inertes en ese shock centrando todos sus esfuerzos en localizar un culpable y se olvidaron de la conciencia, que es el eje central y el motivo que justifica ese despertar.

YHVH S.A.






Unos de los misterios que se esconde detrás de Yahvé es quien fue o es realmente este “dios”. Muchos son los que lo han perseguido tratando de dibujar su rostro,  encontrar su nombre o crear un perfil psicológico de su figura. Tratar de identificar la efigie que se esconde detrás de ese nombre es tarea titánica ya que por más que queramos conjeturar quien es Yahvé, acabaremos errando estrepitosamente. Si nos guiamos por los textos bíblicos no encontraremos con un Yahvé, que encierra en sí mismo una personalidad compleja y extremada, demasiado para ser una sola, la personalidad que se esconde tras él. Yahvé, es paranoico, obsesivo compulsivo, celoso, esquizoide, bipolar, psicópata, clasista, endogámico… Acabaríamos por sacar un perfil psicológico, ciñéndonos exclusivamente a los textos, ciertamente terrorífico alguien oscuro y sin una mínima chispa de luz, que invite a pensar que ese ser es siquiera un dios “creador” como los textos nos quieren hacer creer.

Yahvé se erige como creador del ser humano, padre nuestro que está en el cielo y sembrador de vida en nuestro planeta, hechos a su imagen y semejanza (semejante no es igual a él) pero, ¿cómo alguien que es capaz de crear a todas las criaturas, mostrando cierta capacidad de amor en su obra, se transforma en un ser colérico y genocida? Básicamente partimos de una idea limitada y coartada que nos dice que Yahvé es “uno” y eso es lo que nos induce al error.

Es conocida y popular últimamente, la historia sumeria de los dioses, Anu, Enki y Enlil, una historia fratricida en la que estos dioses tienen una encarnizada disputa por la propiedad terráquea. Se la reparten, se erigen como amos, y cada cual hace con su trozo lo que quiere, hasta que empiezan a quererlo todo y  comienzan a matarse entre ellos (véase la mitología egipcia) Historia que según ha ido avanzando el tiempo quedo reflejada en distintos mitos, repartida por esos distintos pueblos, con distintos nombres y distintos entornos, pero con un germen común que une todos esos mitos en una historia planetaria. Junto con esos dioses, convivían distintos dioses afines (¿familia quizás?), que a ratos robaban protagonismo a estos principales actores, entran y salen a escena, de distintas formas, con distintos nombres, encarnando distintos roles, que acaban formando un drama Shakesperiano unas veces y Quijotesco otras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...