¿Donde esta la Luz?








La luz es un símbolo que ha definido una de la polaridades dentro de nuestra dualidad. La luz unida a un ser consciente nos ha hecho que lo identifiquemos automáticamente con ese lado positivo o del bien, en el cual creemos que todos los seres que emiten esa luz automáticamente pertenecen a esa polaridad. Por el contrario la ausencia de luz u oscuridad se ha definido por sistema a el polo negativo o al mal. Por esta regla basada en la apariencia, nosotros mismo que no emitimos luz, podríamos ser considerados como seres oscuros o negativos, pero sin embargo nadie (salvo ridículas excepciones) se identificaría jamas, como un ser oscuro o puramente negativo.

Si tomamos esta lógica, el lado del bien o de la Luz, tampoco puede ser juzgado con este rasero tan simple, porque hay muchas formas de simular esa luz y aparentar lo que no se es. Se que muchos repudian términos como Falsa Luz, porque no se ajusta a sus creencias metafísicas, y creen infantilmente que la luz va ligada a la sabiduría, a una consciencia elevada y a una intención respetuosa o de bien. Evidentemente no es así, y como siempre sucede, creer en algo te impide comprender y tener la referencia y la perspectiva adecuada.

Si no sujetamos a las leyes físicas, es sencillo entender como un ser puede ser de Luz real y no tener una intención positiva ¿Como? Sencillo, nuestra estructura mental, nuestra programación y nuestras creencias, nos impiden ver el bosque y solo vemos arboles. Las leyes naturales y el principio de frecuencia y vibración, nos da la respuesta de forma básica y elemental. Los rangos de frecuencias distintos a los que un ser humano corriente suele portar o tener, definen el punto cero o neutro, en el que no hay luz física, ni oscuridad. Por lo tanto los seres de oscuridad, partirán de una frecuencia inferior a la nuestra, por lo tanto, nosotros estaríamos en un rango superior al suyo y los veríamos oscuros, pero ese ser oscuro, jamas se vería así mismo como un ser de oscuridad, simplemente seria un nivel de percepción distinto y no podría llegar a entender porque nosotros lo definimos como oscura, si el así mismo no se percibe de igual forma.


Una opción distinta.






Volver a casa, regresar al origen. Ese quizás sea el propósito que la gran mayoría persigue. Muchos son los que miran al cielo con añoranza, mirando a las estrellas, esperando hallar ese vínculo primario con alguna de ellas. Quizás movido por la ignorancia de lo que somos, miramos a ese infinito buscando desesperadamente algo que se nos mueva dentro, y nos sirva como señal, para aventurarnos a crear un lazo emocional con ese lejano brillo que titila en la inmensa oscuridad.

Otros por el contrario, y como alternativa a su hastío, trata de ir más allá, de esa inmensa cúpula que los observa, y buscan su regreso a un origen más elevado, más remoto y primigenio. Volver a la fuente, volver a ser ese todo, complementado y participe creador del universo. Tener en este regreso a casa el principio y el fin, del paseo por esta Tierra, llena de penurias y desvelos, un regreso donde no haya preguntas, ni respuestas, porque está todo dicho y todo es lo que es y esta como esta. Fundido en un todo, que ya es más, que lo que jamás fueron, un tener, un ser, un estar. Uno solo, que lo es todo, y sobre todo, el lugar perfecto, para saciar la desazón que provoca la incerteza actual, la total amnesia y la total incomprensión. Un todo donde no hay perspectiva, ni duda, solo hay paz y comprensión.

Otros muchos, no bucean tan profundo y se conforman con no seguir aquí, les da igual seguir como y donde sea, siempre que no sean, lo que son ahora. Cualquier destino vale, siempre que sea cualquier otro, no guardan preferencias, ni filiación alguna, solo quieren Ser, en otro ser y otro lugar. Hay tanto para elegir, para explorar, para ver y tocar, que cualquier comienzo es perfecto siempre que sea nuevo y libre. Esta opción me encanta, porque no te predispone y no te limita, es casi perfecta, pero no para mí.

Estafa Akashica.






Muchos son los que se han encontrado con modos de vida distintos y a su vez distintos modos de hacer negocio a través de la espiritualidad. Una de las razones por las que no ha muerto la nueva era, es por los cuantiosos beneficios que aportan sus distintas terapias y recursos, que a poco que profundizas en ellos te das cuenta que son una monumental estafa.

Uno de ellos es la lectura de registros akashicos, esta es otra de esas cosas que el “profesional” que se dedica a ello, se saca el “titulo” con un par de cursos o talleres, invirtiendo en lo que sera un negocio, basado en el engaño puro y duro. No es raro que aquel que lee los registros akashicos, sea ademas canalizador, maestro reiki, limpie energías, o cualquier otro de esos recursos con los cuales se sacan una pasta a base de aparentar buena onda y darte el sablazo sin disimulo.

Los registros akashicos en realidad no son ningún registro o biblioteca en el que se almacenen nuestras vidas pasadas, esto no existe. Nuestras vidas pasadas están en nuestra memoria de alma como lo llamarían los mas místicos, o subconsciente, como lo llamarían los mas racionales. La Tierra como ser vivo con conciencia tiene su propia memoria a la cual se puede acceder. Esta conexión con la conciencia del planeta ya la conocían distintos pueblos en la antigüedad y aun hay algún chaman que puede establecer esta conexión, allí es donde están todos los recuerdos y la historia del planeta, pero solo y exclusivamente del planeta, no esta tu vida allí, solo la suya.

La Familia Deconstruida.





La familia es el cimiento sobre el que se sustenta el ser humano, todo el aprendizaje, la socialización, la comunicación y la educación, nace directamente del corazón de este grupo de personas que unen sus vidas y crean un proyecto común. El lazo sanguíneo es la base, dos seres de ambos sexos se unen a través de sus sentimientos, y de ellos parte, lo que sera su descendencia y el programa de perpetuación de la especie. Una familia en la que se juntan varias generaciones, unen experiencias, emociones y comparten ideas, sera un  bloque inalterable e indestructible, por el contrario, una familia en el que priman los individualismos, las envidias y los egoísmos, están destinados al fracaso. La utopía familiar no se construye con buenos propósitos, y a golpe de apariencias, es un trabajo arduo en el que todos los miembros deben trabajar constantemente en su mantenimiento. Una empresa como esta, no se funda y se mantiene únicamente con los lazos de sangre, por lo tanto si se le añaden elementos materiales, chantajes o toxicidad, estaremos invirtiendo el proceso familiar, estaremos deconstruyendo la familia, formada entonces por elementos individuales, con intereses individuales e iguales objetivos.

En apariencia serán una familia, tendrán los mismos rasgos, la misma genética, vivirán bajo el mismo techo, pero serán extraños compartiendo un apellido. Esto es lo que esta sociedad de consumo, competitiva y desnaturalizada ha logrado, el ataque a la familia ha tenido un éxito rotundo, y ha logrado tocar esos cimientos, para comenzar a desmoronar todo lo que hemos logrado construir durante milenios. Mentes confundidas, familias desectructuradas, generaciones de jóvenes perdidos social y sexualmente, sin referentes, sin estructuras morales, sin ideas, sin motivos. Abrazados a tendencias pasajeras y ciclos de modas, niños adultos con mentalidad confusa y adultos infantes con escasa capacidad de madurez. Los tiempos y los ciclos se han roto, adelantamos la adolescencia a los niños y luego esos mismos niños deben cambiar rápidamente de rol y ser adultos con quince años, mas tarde cuando deben ser adultos son devorados sin piedad por el sistema, que se los traga como si fuesen gominolas. Depresión, ansiedad, adicción, obesidad, compulsión, medicación, esos son algunos de los términos que tras la adolescencia empieza apoderarse de ellos, solo los mas preparados, programados y condicionados sobreviven y logran formar el estándar que el sistema exige (lo que se espera de ellos) para formar el aporte que forme una nueva generación de esclavos.


Un Pequeño Maestro.






Lo que vais a leer a continuación, es el relato real de una situación ciertamente extraordinaria que les sucedió a una pareja de amigos que han dado su permiso para que os la cuente. En el siguiente relato todo lo que cuento se ciñe tal cual a como sucedieron los hechos y solo he cambiado los nombres y algunas situaciones por respeto a los protagonistas. Los hechos sucedieron hace casi dos años, a pesar del poco tiempo transcurrido, debo decir que yo no era el mismo que soy ahora, y aun arrastraba alguna que otra de esas creencias, que flotaban en el sistema espiritual.

A pesar de ser una pequeña y modesta historia, para mi tuvo un gran peso, ya que rompió algunas creencias que tenia, y no encontraba las pruebas necesarias para ponerlas a prueba. Esta sencilla situación me dio las respuestas de forma contundente y a la vez sencilla, que es el modo en el que se manifiesta la verdad cuando te topas con ella. Solo deseo que os aporte tanto como me aporto a mí.

Manuel y Carla son una pareja de amigos con los cuales mantengo una amistad de años, ambos tenían trabajos absorbentes con horarios complicados para poder conciliarlos de tal manera, que pudieran plantearse formar una familia y tener el tiempo suficiente para dedicárselo. Contrariamente a como piensan hoy día muchas parejas, ellos no creían que tener un hijo les supusiera un gasto, les impidiera mantener su vida social o mermara su relación sentimental, pero si tenían claro, que si tenían un hijo era para dedicarle todo el tiempo y la atención que se merece.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...