Desmontando al Egregor.






Dentro de las corrientes de información alternativas, es común encontrarse con términos y etiquetas que son extraídos “en teoría” de textos antiguos. Estos términos acuñados y adaptados al día de hoy, carecen de mucho sentido ya que las circunstancias y el modo de vida, ni se asemejan, por lo tanto adaptar ciertas creencias gnósticas, herméticas, esotéricas, ocultistas o de cualquier otro origen a nuestro día, puede hacernos divagar más de lo que deseáramos y puede que adoptemos formas de información inadecuadas, que finalmente se acaban trasformando en dogmas de fe, que son muy difíciles tirar abajo, algo parecido a lo que está ocurriendo con el termino Egregor.

Un Egregor es un ente creado por un colectivo de seres, los cuales forman a través de conceptos comunes una entidad que toma forma en el éter (o astral) y reclama desde allí su lugar en el mundo y su derecho a vivir, es una entidad inteligente creada por seres inteligentes y creadores, desde los cuales emanan las frecuencias y la energía no solo para crear, sino también para mantener con vida este Egregor, esto es a grandes rasgos y en teoría, lo que se supone que es un Egregor. Adelantar antes de que pierdas más tiempo leyendo esto, que  los egregores NO EXISTEN, pero parece que como somos seres creativos, creadores y constructores, también parece que somos inconscientes de nuestra creación y creamos parásitos allá en el éter, dispuestos a luchar por su supervivencia a costa de nuestra propia destrucción.

A poco que tienes un poco de interés y tratas de encontrarle un mínimo de sentido a todos estos conceptos que de repente inunda la red a través de unos predicadores del despertar a los cuales les importa un carajo tu conciencia y solo propagan ideas y conceptos que benefician al sistema y a los entes que lo sustentan. Estos conceptos que viajan a nuestro presente desde los más arcaicos y apolillados textos, y se hace una malísima adopción de los términos y se aceptan como verdad absoluta, caemos en el error de dar por sentado algo que ni es, ni será. Parece que el hecho de que el humano terrestre sea un ser con grandes capacidades en potencia, sirve para ese todo  vale, que propicia que se sirva en bandeja muchas falsas creencias.

¿Meditación o anulación del Ser?







Definición de Meditar

meditar
verbo transitivo/verbo intransitivo
  1. 1.
    Pensar y considerar un asunto con atención y detenimiento para estudiarlo, comprenderlo bien, formarse una opinión sobre ello o tomar una decisión.
    "hay que meditar detenidamente las posibilidades que nos ofrecen; medita sobreel trágico acontecimiento; meditaba en ello de día y de noche"
    sinónimos:reflexionar
  2. 2.
    verbo intransitivo
    Orar mentalmente sobre algún tema religioso o trascendente.
    "el asceta se retiró a meditar"

Meditar según la R.A.E.

1. tr. Aplicar con profunda atención el pensamiento a la consideración de algo, o discurrir sobre los medios de conocerlo o conseguirlo.



El concepto importado que se ha ido asentando en nuestra cultura sobre la meditación, o como se ha de meditar, es una implantación de unos modos y usos incorrectos, o al menos que no coinciden con su definición semántica. Se ha enseñado un tipo de meditación, que desde mi humilde punto de vista es incorrecto, al menos no debería llamarse meditación, ya que meditar supone un ejercicio reflexivo en el que se reordenan y se enfrentan nuestros pensamientos. Ni siquiera seria correcto llamarlo “estado contemplativo” ya que incluso este estado requiere algún tipo de acción, que en la meditación de tipo yoggi no la exige. Desde oriente se nos a invadido con este tipo de ejercicios en los que la voluntad del individuo es sometida hasta reducirla a su mínima expresión, a través de unas técnicas que nos han vendido de un modo, que resulta que no son como dicen que son y por supuesto no se consigue lo que prometen.

La meditación tal y como la nueva era y otros tipos de grupos o filosofias han ido inyectando en nuestra cultura, es por lo general, un tipo de ejercicio o técnica por la cual primero se nos quita la acción física, se elimina el movimiento y el objetivo es lograr la total y completa quietud, una vez logrado esto, a través de una postura como la del loto, pasamos a reducir al mínimo nuestra respiración, hasta dejarla casi imperceptible, después de eso, toca silenciar nuestra mente hasta que ya no queda nada de nosotros, nuestra voluntad que es nuestra única defensa, queda relajada y expuesta a la voluntad de cualquiera que desee tomar lo que no le pertenece y que estando conscientes, lucidos y con plena voluntad no lograría tomar jamas. Nuestro cuerpo queda expuesto y nuestra mente abierta para ser invadida. Esto no solo implica una indefension energética o eterica, sino que ademas se nos ha inoculado la creencia de que este tipo de meditación es la que provoca el cambio y el despertar de la conciencia siendo esto totalmente falso, ademas esta muy extendido y programado, que a través de estas meditaciones se puede crear una nueva realidad o impedir que ciertos eventos negativos se produzcan, aquí es cuando esto ya roza el ridículo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...