¿Tienes Conocimiento? Empieza a formarte.






Hoy la información lo es todo, vivimos conectados a dispositivos que nos mantienen al tanto de todo lo que ocurre en el mundo. Estamos conectados a personas que viven alejados de ti, y sin embargo conocemos todo de sus vidas, de su cultura y sus costumbres, a través de lo que ellos mismos nos confiesan, la realidad del mundo ya no nos es indiferente y conocemos a través de la información todo de todos. Esto que en principio debería ser un progreso y provocar nuestra unión, en realidad provoca todo lo contrario.

Estamos tan informados que creemos que lo sabemos todo. Hoy no luchamos por la tierra, luchamos por la razón. Nuestras batallas son muy pequeñas, y aun así le dedicamos toda nuestra energía. Sacamos la artillería pesada a la mínima que alguien nos contradice o simplemente nos da su punto de vista, cargamos con violenta verborrea a la mínima, dejando siempre patente que pase lo que pase, nosotros tenemos toda la razón.

Luchar por la razón es perder sin lugar a dudas la guerra, ya que mostramos en esas insignificantes y ridículas batallitas, todas nuestras cartas, mostrando a la luz, que como estrategas no valemos absolutamente nada. Es poco inteligente, no saber escoger nuestras propias batallas, aquellas que merecen realmente la pena lucharlas y gastar esas energías de un modo constructivo, lo que demuestra, que las personas de la sociedad de hoy están muy informadas, pero muy poco formadas.

Es momento de posicionarse: Vivir en conciencia o vivir en psicopatía.







Ha llegado el momento de prepararnos para ir asimilando que somos más de lo que creemos (o nos hicieron creer) que a pesar de llevar vidas redundantes, mínimas y anónimas, no lo son tanto para quienes nos controlan. Nuestras decisiones tienen una consecuencia y hay que empezar actuar con la responsabilidad que debiéramos. Creemos que no influimos que no importamos, somos un número, parte de la masa, pero eso es falso, eso es lo que quieren que creas, ya que la opción contraria es su final. Lo cierto es que en el fondo no sabes quién eres, pero como todos te ignoran, se cruzan contigo y no te reconocen, pensamos que quizás, no somos tan especiales. Hay que abandonar por fin el menosprecio, y empezar a buscar tu verdadera esencia en ti, aquello por lo que hoy vives condenado en esta vida de sufrimiento y hastío, es momento de dejar la desidia y la esperanza, y empezar a hacerse preguntas.

Pasas la página de un libro, cierras una web, miras un video o escuchas una canción, hay  cientos de personas ahí, que reciben los flashes, se ponen medallas o recogen trofeos. Personas que sin que sepas como, un buen día forman parte de tu vida casi de forma obligada, sin mérito alguno. Ascienden hasta lo más alto y sus vidas cambian, ese modelo tipo cenicienta que venden los medios en realidad es ilusorio ya que nadie logra esa fama por méritos propios. Nos venden una historia donde un don-nadie de pronto, se llena de lujos, glamur y fama, mucha fama. Sin embargo tu luchas por llegar a fin de mes, acosado por facturas y en un empleo precario, vamos lo que a todos, por eso es fácil aferrarte a ese sueño o a ese iluso plan B que es la lotería, lo que no sabes, es que si tu vida es miserable, es por el peligro que encierra para ellos tenerte suelto.

De hecho parece que ni existes, pero es lo que debes creer, que no eres importante, que no tienes ningún poder, que solo eres carne y hueso, atado a un documento de identidad, una nómina y unas cuantas deudas. Es esencial que creas eso y que mueras creyéndolo, porque cuanto más lo creas más fácil será reciclarte.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...