Rey por un día... Tonto por sistema.






Imagina...

Imagina por un instante, que en los medios comienzan a alertar sobre la propagación de un peligroso y contagioso virus que mata a miles de personas. Imagina que además dicen que ese virus solo contagia a los tontos y que son estos “únicamente” los que mueren de forma irremediable. Imagina que los gobiernos y las organizaciones de salud se despreocupan, argumentando que estos efectos y sus consecuencias son un “beneficio” para la humanidad y para el planeta, y que no se plantean incluir en sus agendas combatir el virus, ni van a luchar o gastar recursos en buscar un remedio por algo que estiman beneficioso a corto plazo. Imagina que comienzan a propagarse argumentos en la red, que aluden que haciendo tal o cual cosa, siguiendo tal o cual método o técnica, te salvas o al menos el virus no te mata…

Ahora bien si has imaginado este escenario, habría que añadir en base a que podemos considerarnos salvados o inmunes a este virus. Nada te hace tener la certeza de que eres o no, tonto. Mientras la gente sigue muriendo, caen infectados y fallecen personas, de todas las razas, de todas las clases sociales, de todas las profesiones, no parece a primera instancia haber un patrón, pero sí parece que mueren personas que alguien en un momento dado fue considerado o etiquetado como tonto.

Desde las redes se argumenta y se teoriza. La mayoría se remite al referente cultural “tonto es el que hace tonterías” que no significa nada y es demasiado arbitrario, alejado del sentido común, pero se acepta y lo derivan únicamente al comportamiento puntual del sujeto, que o bien sus pautas no siguen lo comúnmente aceptado o se comporta de forma irracional. Por lo tanto un tonto no sería alguien inculto, por lo cual un analfabeto no sería objetivo del virus, sino todo aquel que no actúa, piensa o habla, según lo comúnmente aceptado, ya que esto es catalogado como absurdo e inútil.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...