La Vida es incompatible con un Universo Holografico.






Cuando nos enfrentamos a una experiencia extrasensorial, sea propia o ajena, es muy raro que no nos marque para siempre, es algo que se sale, no solo de lo común, sino que se sale de los paradigmas para los que hemos sido educado y programado. Da igual el cómo o el por qué, el caso es que siempre hay un antes y un después, es algo que de algún modo nos transforma y es sin duda para siempre.

Personalmente en estos últimos años he tenido la oportunidad de acceder no solo a las experiencias propias, sino también a las compartidas por otros que al igual que yo, o bien lo buscaban o se lo encontraron irremediablemente. En ambos casos tuvieron que lidiar con el shock que rompe todas tus creencias de un solo golpe, y que por mucho que te cuenten no acabas de comprender del todo, también te ves en la vicisitud de no poder expresar con claridad esa experiencia por lo que queda aún más en lo subjetivo, aun a riesgo de no solo no ser comprendido, sino de ser tomado por loco.

Si entrar a debatir que hay o que encuentras, que sensaciones vives y como te cambia. Excluyendo el modo o la situación, si esta llego de forma natural o fue buscada a través de sustancias, concentración, meditación, etc… querría centrarme en la base, en lo que acaba de fondo de todo esto.

Si bien la mayoría de las experiencias suelen ser reveladoras, y cambian nuestra forma de percepción ante la vida y ante las situaciones futuras, nuestra forma de relacionarnos y nuestra forma de concebir ciertos conceptos cambian de forma radical y se podría decir que la persona acaba pasándolo todo a través del tamiz de esa experiencia.

Particularmente he tratado de analizar todos estos datos, tanto los personales, como los ajenos, he tratado de eliminar todo el adorno de la experiencia, las sensaciones y las subjetividad que pueda añadir cada uno, y finalmente se desprenden básicamente dos tipos de experiencia puras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...